La transición de la música al mundo digital – Manuel Alvarez Rodriguez

Uno de los cambios más significativos que suceden hoy en día, algo que afecta a los sectores de la música, películas y series es el valor cambiante de la propiedad. La idea de la propiedad se basa en el concepto de la escasez: si un determinado bien o servicio es escaso, es de valor para poseerlo; pero si, por el contrario, es abundante, el valor de la propiedad pierde relevancia.

Del mismo modo sucede con la música, películas y series en la actualidad: mientras que estén disponibles cuándo y dónde los consumidores quieran, la idea de la propiedad parece inútil. Esto no fue siempre el caso, por eso, una mirada hacia atrás de lo que considero los hitos importantes que han marcado la evolución de la música, puede ayudarnos a entender cómo hemos llegado a donde estamos hoy y cuáles son los retos futuros.

Ser propietario de películas y música era un hábito que los VHS, DVD, vinilos, cassettes y CD ayudaron a difundir. La gente llevaba haciéndolo desde la década de los 70 y no había ninguna razón aparente para pensar que no se iba a seguir haciendo. Asimismo, en los estrenos no quedaba otra opción que ir al cine para poder verlos o esperar un determinado tiempo a que aparecieran disponibles en formatos físicos y así se nos permitiera ser dueños de ellos y visualizarlos tantas veces como quisiéramos. Existían y existen opciones de alquiler, pero sus modelos de negocio se basan en el de suministro limitado que sirvió para fomentar las ventas en vez de canibalizarlas.

Concretamente, para el caso de la música, la evolución de la tecnología hizo posible la aparición de los primeros reproductores MP3 y que conllevó a que la gente, cuando estaba fuera de casa, pasara de escuchar música en la radio o con los reproductores de cd’s portátiles, a escuchar la música que ellos previamente habían comprado y almacenado en sus dispositivos. El formato de la música empezó a cambiar, ya no eran necesarios los reproductores de cd portátiles sino que podíamos disponer de muchos cd’s digitalizados en un dispositivo de tamaño más reducido.

continuar leyendo

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario