Metamorfosis socioeconómica a nivel global: TIC – Rubén Tena Sánchez

Tanto las redes de comunicación, la infraestructura de banda ancha así como el desarrollo de tecnologías de transmisión y procesamiento de datos son la base fundamental de la revolución económica que se ha producido en la última década: la economía digital.

No existe una definición cerrada de economía digital, sin embargo si existe un consenso en cuanto al impacto que las tecnologías de la información y la comunicación tienen sobre ésta.

Tanto a nivel social como a nivel económico, en los últimos años se ha producido una verdadera transformación como consecuencia de la evolución de las TIC. La penetración de este tipo de tecnologías junto a otros factores como la banda ancha, han aumentado la productividad y eficiencia de las empresas. En este contexto, cabe preguntarse ¿cómo afectará este cambio a nivel social y económico?

En términos económicos las ventajas que introducen las TIC son más que significativas: mejora de la eficiencia interna de la empresa, mejora en la atención al cliente, ampliación de mercados… El escenario económico al que han dado lugar estas tecnologías, se caracteriza por la inestabilidad, de forma que el paradigma económico a escala global ha cambiado por completo. Cualquier empresa actual con pretensiones ambiciosas a nivel económico ha de tener en cuenta los factores críticos que intervienen en su modelo de negocio, y en este sentido las TIC constituyen una herramienta fundamental a la hora de crear valor.

En determinados modelos de negocio las TIC proporcionan una ventaja competitiva por sí mismas, en otros permiten reforzar el potencial de creación de valor, combinando eficientemente los diferentes recursos de la empresa, a la vez que se apuesta por la inversión en este tipo de tecnologías. Esto no hace más que confirmar el hecho de que el futuro de una empresa está estrechamente ligado al desarrollo de las TIC en la misma, y en la inversión de recursos en desarrollar estas tecnologías.

Este escenario digitalizado también proporciona nuevas oportunidades a nivel laboral, lo cual tiene un efecto directo en la economía. La digitalización permite desarrollar nuevos servicios de forma constante por lo que el potencial de internet junto con la digitalización de los servicios ofrecidos contribuyen positivamente a nivel de empleabilidad y contituyen una herramienta clave en el crecimiento económico.

Todos estos ingredientes hacen de la economía digital un entorno complejo donde las reglas existentes con anterioridad ya no sirven para los nuevos modelos económicos. En este sentido, la capacidad de reacción de una empresa juega un papel fundamental a la hora de adaptarse al entorno, dado que se trata de un ecosistema cambiante.

continuar leyendo

Compartir:

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario