Cómo puede Europa competir en digitalización con Estados Unidos

Estados Unidos va por delante la Unión Europea en temas de digitalización. Es evidente. Pero ¿qué ha pasado? ¿No fue precisamente uno de los objetivos de la creación la Unión Europea competir con el mercado estadounidense? ¿Qué ha ocurrido? ¿O qué no ha ocurrido?

La respuesta a estas preguntas es sencilla. El problema principal de Europa es la falta de un Mercado Único digital. En Estados Unidos tienen un mercado común en el que todas las empresas compiten y las relaciones entre ellas son muy sencillas. En cambio, en Europa existen 28 mercados distintos, cada uno con sus regulaciones propias.

img1

John Springford, un investigador británico que pertenece al Centre for European Reform (CER), analiza esta situación en su artículo «Offline? How Europe can catch up with US technology». A continuación se exponen los puntos principales del problema que resalta el autor.

Actualmente las transacciones comerciales electrónicas que se realizan entre los distintos países de la Unión Europea no alcanzan el 15% del total del comercio electrónico, sin embargo, en Estados Unidos la mayoría de estas transacciones ocurren entre estados. ¿Por qué no pasa en Europa? Porque las fronteras entre mercados están muy marcadas: existen diferentes regulaciones para cada uno de ellos, la protección al consumidor cambia, el bloqueo geográfico es elevado y no hay unificación de las políticas de impuestos, como el de valor añadido.

img2De acuerdo con Springford, otro factor en el que la existencia de un mercado único favorece a Estados Unidos es el terreno de juego en el que las empresas compiten. Cuando las compañías juegan con las mismas normas la competición es justa; por lo que los esfuerzos por liderar son mayores. En la Unión Europea, a pesar de que todos los países coincidan en la necesidad de un Mercado Único, siguen favoreciendo en la medida de lo posible a las compañías nacionales; lo que dificulta la competencia justa. Este es el motivo por el que menos empresas europeas hayan invertido en TIC, y las que lo han hecho hayan tenido menor impacto que las de Estados Unidos.

La Unión Europea está atemorizada por los Gigantes Americanos como Google, Amazon, Apple o Facebook, ya que existen ciertas dinámicas monopolísticas en sectores en los que trabajan. Sin embargo, en opinión de John Springford los monopolios favorecen al consumidor, siendo a los proveedores a los que perjudica. A parte, existe en Europa una gran dependencia de los servicios proporcionados por las empresas mencionadas. Por este motivo sería preferible que las acciones europeas se centren en favorecer a las compañías propias e incentivar la oferta de servicios online europeos, en lugar de encontrar la manera de frenar la acción de las americanas.

En conclusión, la ventaja de Estados Unidos es su mercado. Por lo tanto, para que la Unión Europea pueda competir necesita que todos los objetivos planteados por la Comisión Europea para el Mercado Único se lleven a cabo lo antes posible, creando así un verdadero mercado interior sin fronteras en la circulación de bienes y servicios digitales.

Compartir:

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario