Ensayo sobre la adaptación de los ciudadanos a las TIC en el mundo rural – Lorena Sancho Mayoral

¿Alguien piensa en la sensación que tienen esos ancianos al ver tantas pantallas y tanta tecnología junta? Por historias contadas o vividas me paro a pensar y a reflexionar sobre un tema que creo que puede tener un carácter interesante.

Nací en un pueblo de Segovia de apenas 400 personas hace 23 años, siempre he vivido allí, mis padres tienen un negocio de ganado bobino junto a una labranza de agricultura. Mis abuelos y la gran mayoría de personas mayores siempre han vivido aquí y han dedicado su vida a la ganadería y a la agricultura. He podido ver con mis propios ojos como hemos ido evolucionando tecnológicamente y por historias de mi familia como eran las cosas cuando mis padres eran pequeños, más adelante contaré tanto estas historias como la evolución que yo he percibido en mi propia persona.

Hace mucho tiempo se hablaba de clases sociales, la nobleza que era la clase alta, el clérigo que era la iglesia y el pueblo llano que eran los ciudadanos que no tenían apenas para comer. No tanto tiempo atrás se ha tenido la percepción de que por un lado estaban las ciudades donde se encontraban las personas con clase alta, estudios y evolución y por otro lado estaba el pueblo, los currantes los que comúnmente todos conocíamos como “paletos”. No hay que remontarse mucho tiempo atrás para ver esta percepción de la que hablo, tal vez 50 o 60 años. Las primeras innovaciones tecnológicas como fueron las televisiones, que primero aparecieron en blanco y negro y más tarde a color, o los coches aparecieron primeramente en las zonas urbanas. Parecía que a las zonas rurales llegaba todo una década más tarde que en las zonas urbanas a pesar de no estar separadas más de 100 o 150 km de distancia. Parecía que había dos sitios donde vivir, las ciudades por un lado y los pueblos con otro, cada uno con su evolución.

Continuar leyendo

Compartir:

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario