Retos y oportunidades de la práctica profesional de la ingeniería de telecomunicaciones – Jaime Gancedo Rodrigo

La ingeniería de telecomunicaciones es, actualmente, una de las ramas científicotécnicas mejor valoradas. La implantación sucesiva e imparable de las tecnologías de la información y las comunicaciones, las TIC, en todos los sectores de nuestra sociedad ha propiciado una demanda nunca vista de especialistas altamente cualificados en esta área. Ante esta situación, un futuro profesional de la ingeniería de telecomunicaciones debe ser consciente de la situación presente, y de las tendencias futuras del mercado en lo relativo a la práctica de su profesión, así como de las oportunidades que puede brindarle el ejercicio de una de las profesiones mejor valoradas del mundo.

Por la naturaleza de los temas a tratar durante la formación de un ingeniero de telecomunicación, un profesional en este ámbito es capaz de enfrentarse a una enorme cantidad de problemas, no sólo dentro de las áreas específicas de las TIC, sino también en otras externas a ellas. De hecho, en muchas ocasiones, un ingeniero de telecomunicación se desenvolverá con confianza incluso fuera del ámbito de la propia ingeniería. Esto es posible gracias a las competencias horizontales que esta formación otorga: desde las ciencias más puras como las matemáticas hasta la aplicación específica de herramientas y conocimientos avanzados para resolver una variada cantidad de cuestiones altamente complejas. No en vano, el sector de las TIC es responsable de más del 40% del crecimiento anual de productividad de la UE, así como de, aproximadamente, el 25% del crecimiento del PIB.

Todas las disciplinas pertenecientes a las TIC, así como aquellas adyacentes, tienen una característica común: la elevada tasa de innovación y competitividad, ambas motivadas por el hecho de que las telecomunicaciones abarcan un mercado global. Un ingeniero de telecomunicaciones generalmente se enfrentará a problemas de ingeniería en disciplinas que, si bien en muchos casos se enmarcan en un dominio bien conocido, están sujetas a una constante mejora y evolución. Esa continua necesidad de innovar, motivada en gran parte por la competitividad del sector, supone tanto un reto como una oportunidad para un ingeniero, propiciando dos efectos positivos: el interés de las empresas en emplear a especialistas en TIC y la aparición de nuevas empresas y startups.

Continuar leyendo

No hay comentarios aún... ¡Se el primero en dejar una respuesta!

Dejar un Comentario